5 trucos de limpieza Eco-friendly – ¡Basta de aerosoles!

Hola lectoras de Elle!

Hoy me apetece hablar de unos trucos de limpieza naturales que seguramente muchas de vosotras no conocéis. Como ya saben, yo no es que sea una super amante del término este que está de moda: saludable, pero si tengo que reconocer que siempre prefiero las opciones naturales a las industriales cuando tengo la posibilidad. Siempre trato de no llenarme de productos de limpieza específicos para cada caso y sobretodo, algo que nunga me ha gustado es utilizar aerosoles.

Con estos trucos que te presento ahora, verás que fácil, barato y natural, vas a poder incorporarlos a tu rutina, para que, ya que no nos queda otra a menos que tengamos chacha, pues la pasemos lo mejor posible frengando! jaja

Absorve olores con los granos de café

Usar granos de café ( si están con su cáscara verde mejor”) es muy bueno para absorver olores indeseables en casa. Podemos utilizarlos en un recipiente para ensaladas llenándolo hasta la mitad en un cuarto donde tengamos el clásico olor horrible a humedad, como en un plato en nuestra nevera para que nos huela bien.

22_Green-Coffee-Bean_t670x470
Inclusive después de trabajar con ingredientes tipo ajos y cebollas podemos frotar nuestras manos con granos de café para que se nos vaya el olor. ¿Para qué vamos a comprarnos un aerosol para mejorar los olores si con este truco del café ya lo tenemos resuelto? Mucho más barato y bien eco-friendly!

Aceite de oliva: Abrillantador, quita adhesivos y quita manchas de cal

El aceite de oliva…¿que te voy a contar que no sepas sobre todas sus propiedades? Pero seguro que no lo tenías como un eficaz limpiador de restos de adhesivos sobre madera, plástico y cueros. Te has comprado un abrigo y te cuesta quitarle esa bendita etiqueta? Frotando un paño con aceite de oliva la quitas pefectamente sin hacerle marcas.

Algo que utilizo mucho el aceite de oliva es como abrillantador para muebles de madera. Lo encuentro mucho más eficaz que estos aerosoles industriales y me encanta el olor que desprende en contacto con la madera. Después de limpiar bien y con la madera seca, esparcimos con ayuda de un papel de cocina un poco de aceite de oliva por todo el mueble y los resultados son verdaderamente espectaculares.

Si tienes la suerte (porque me encantaría) de tener suelos de madera, también lo puedes utilizar para abrillantarlos. Como la madera aunque esté barnizada es porosa, en poco tiempo ya no queda ni resto. Lo ideal sería hacerlo cuando estamos saliendo de casa, para que cuando llegamos lo tengamos hermoso.

El aceite de oliva también nos ayuda a mantener nuestros cacharros de cocina en perfecto estado evitando la típica mancha de cal. Si tenemos utensilios de acero o hierro una vez fregados y secos, esparcimos una pequeña cantidad de aceite con ayuda de un papel de cocina y listo, ya podemos almacenar.

El limón como bactericida natural

El ácido cítrico del limón es un tipo de ácido muy potente y eficaz que nos ayuda en la limpieza de numerosas superficies. Cuando mi vecino Francisco (que tiene varios limoneros) se porta conmigo y me regala un cajón de limones de su huerto, uno de los usos que le doy es el de hacer de desinfectante. Termino por ejemplo de fregar la encimera con el detergente de fregar los platos y termino esparciendo el jugo de un cuarto de limón con ayuda del papel cocina. Queda espectacular.

lemons

También me ayuda mucho para limpiar mi tabla de corte de madera de bambú. Las tablas de corte son muy cómodas pero si no se limpian correctamente, terminan desprendiendo un olor horrible que no da ninguna gana de poner nuestros alimentos sobre ella. Terminando de fregarlas y con la tabla seca, esparcimos el zumo de medio limón por toda la superficie. Verás que cambio por favor! Estupendo y listo para su próximo uso.

Para lo que guardo la mayor parte del cajón es para hacer un buen lemoncello casero 🙂

Bicarbonato de sodio para limpiar frutas y verduras

Este truco es especialmente útil cuando las compramos en los grandes supermercados. Sabemos que todo ese cultivo es a gran escala y que se utilizan insecticidas y fertilizantes en el proceso de maduración. Pues bien, solamente poniéndolas bajo el chorro de agua del grifo, no se limpian correctamente. La mejor forma de limpiarlas es colocarlas en un recipiente con agua fría y un par de cucharaditas de bicarbonato durante 5-10 minutos. Luego escurrimos el agua y volvemos a meter agua fría para eliminar los restos de bicarbonato. Verás que no solo queda la fruta más sabrosa, sino que se aprecian mejor los sabores y no nos comemos toda la porquería de los pesticidas.

La sal como desengrasante y purificador de superficies.

La sal es un clásico. Yo que trabajo con sartenes de hierro fundido, cuando hago cocciones con carnes, inevitablemente me deja un montón de grasa en la superficie de la sartén. En vez de ponerme a fregar como una loca por media hora, lo que hago es lo siguiente: Una vez la sartén se encuentre a temperatura ambiente, le pongo un buen puñado de sal gruesa y la caliento unos momentos a baja temperatura removiendo con un utensilio. Verás como sal absorve toda la grasa y se va poniendo oscura. Una vez todos los granos están sucios, los tiramos y la fregamos de forma normal. Nos ahorramos el horrible olor a desengrasante industrial al mismo tiempo que cuidamos mejor nuestra sartén!

Tienes algún aporte, algo que me puedas recomendar? Espero tus comentarios!

Un beso,

Enata


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ 1 = cuatro