Diseño industrial alemán

Es alemán. Y presupones un producto funcional, sin florituras, eficiente, bien pensado. Un tópico vamos.

Los alemanes han creado escuela dentro del diseño industrial desde sus inicios con la Bauhaus y su línea conceptual llega hasta nuestros días.

Veamos 3 ejemplos paradigmáticos de productos que yo misma he probado y van en esta línea:

Radios Braun

Mi padre siempre tuvo una radio Braun en su mesita de noche. La recuerdo desde que era niña: pequeña, negra, humilde. Tenía todo lo que necesitaba y no le sobraba nada ¡eso es un buen diseño!

Radio Braun, diseño alemán

Siempre la recuerdo, creo que la miraba y la admiraba y probablemente ha sido mi puerta de entrada al diseño industrial. He puesto una foto que no era como la de mi padre pero es igual, guarda con ella el amor a lo simple.

Sartenes Woll

Son mis niñas mimadas de la cocina: las sartenes Woll. Una sartén negra, pesada, robusta y que no es especialmente bella. La hace bella su eficiencia, su mínima expresión y su funcionamiento. Me encanta que existan repuestos y que no hayan sido pensadas para usar y tirar.

Cuando diseñas un objeto tienes en cuenta todo su ciclo de vida: su uso, almacenamiento y reciclaje. Todo ello está resuelto en las sartenes de Woll. Puedes ver este vídeo donde puede ver parte del proceso de diseño.

Volkswagen Up!

Ingeniería y diseño industrial se dan la mano en este pequeñito y eficiente coche ¡el mío!

El volumen reducido del habitáculo no es obstáculo para sacarle muchísimo partido. Un pequeño motor eficiente recorre mucho y gasta poco. Y contamina poco…. o con VW eso nunca se sabe :9

Como gran parte de la propuesta de diseño alemán no es un coche que presuma sino todo lo contrario: propone sencillez. La belleza de lo simple.

Cierto es que no conozco joyas diseñadas por alemanes, quizás no puedan interpretar y comunicar formalmente la necesidad de presumir.

¿vosotr@s que pensáis del diseño alemán?

 


Mr. Trump

Vuelvo a escribir luego de una larga temporada sobre un tema que me preocupa sobremanera.

Mr. Trump

La llegada de Mr. Trump al poder confirma una de mis teorías favoritas: este señor ha llegado a presidente por las desigualdades creadas por la economía de mercado americana. Parte de la antigua clase media, quizás la menos educada, busca soluciones mágicas o diferentes.

Los políticos tradicionales, entre ellos nuestro querido y admirado Obama, tampoco han dado una solución, ni siquiera una esperanza, a una parte importantísima de la sociedad.  Viejas ciudades industriales abandonadas, degradadas, con habitantes obligados a marcharse.

¿es justa la deslocalización de producción? Evidentemente en España nos beneficiamos de ello en el pasado y seguramente la opinión pública hoy, mayoritariamente, tiene una opinión contraria (ejemplos  de SEAT fabricando en  República Checa.

La solución americana

Bien, los culpables de la pobreza de la rica sociedad americana son los pobres del sur, víctimas de toda clase de calificativos negativos. Nunca gente como el propio Trump u otros millonarios americanos.

Construyamos muros que nos separen de los pobres del sur, que no entren, eso sí sigamos exigiendo sus recursos naturales (es nuestro derecho pensamos) a cambio de sueldos en el mejor de los casos de supervivencia.

Debo reconocerle sí una cosa: no ha parado de cumplir sus promesas electorales para mi horror ¿y los políticos “sensatos”? ¿no son capaces de hacerlo?

Evolución de la lucha

Pussy Hat en lucha

Creo que una parte importante del cambio de paradigma capitalista que llegará con el reinado Trump será la resistencia en la calle.

No he vivido personalmente grandes manifestaciones globales, coordinadas, para exigir cambios en la sociedad.  Y creo que esta será la reacción natural a las políticas de Mr. Trump: millones de personas en la calle exigiendo, respondiendo, negándose al atropello y la falta de respeto.

Ha llegado el momento de salir de la crítica liviana, livianísima, comunicada a través de las redes sociales (Facebook es el paradigma de las opiniones políticas sin ninguna consecuencia) y poner el cuerpo en la calle, manifestándose como hicieron las organizadoras del Pussy Hat

Estemos atentos y dispuestos a luchar por los valores en los que creémos. No dejemos que otra vez decidan por nosotros ni por nuestros hijos.


Mi primera Cocotte Le Creuset

Estoy feliz.

Si algo he envidiado de mi madre estos años de independencia ha sido una cosa: Su Cocotte naranja. Ahora ya no 😉

Cocotte Le Creuset

Me he comprado una Cocotte, cacerola fabricada toda ella de hierro y de las que, se dice, no se han dos iguales. Es una cazuela que existe desde hace décadas y se mantiene casi siempre igual (ahora han creado una llamada Evolution pero es casi igual a la de mi madre).

Estas cazuelas Le Creuset son ideales para cocciones de guisos o carnes e incluso puedes preparar pan en ella.

Pero lo que a mi me emociona, como diseñadora, es sobre todo el hecho de que cada cocotte se realiza en un molde de arena que se construye y destruye para cada cocotte. El proceso de fabricación es antiguo y por supuesto se ha ido actualizando pero el espíritu es el mismo: cada cocotte se crea para ti.

Otro elemento distintivo de estas cazuelas es su color. fabricados en exclusiva por Le Creuset tiene un “elenco estable” de colores que se mantiene con los años y otra serie de colores que se va incorporando cada temporada, algunos solo sobreviven unos años.
Colores disponibles para la Cocotte
La Cocotte, por su material, crear un ambiente de cocción ideal: se cocina largo tiempo a baja temperatura logrando platos ¡riquísimos!.

Las Cocottes ha diferencia de los utensilios de cocina actuales ha sido diseñada y construída para durar: no inviertes sólo en ti, inviertes en futuras generaciones de cocineros. Mi madre tiene una Cocotte comprada en Francia en los 80 y, sinceramente, está como la mía.

En Estados Unidos son furor, en William Sonoma tienen rincones espaciales para esta marca. Y por supuesto tienes tooooodos los colores a tu disposición.

Medidas y precios_ Yo he cogido la de 24 color blanco pero como te contaba existe una variedad muy grande de colores. Ni que hablar de medidas: las hay hasta de 36 cm. de diámetro.

Estas cazuelas francesas Le Creuset no requieren mantenimiento y son muy fáciles de limpiar. Puedes utilizarlas en cocinas de gas como la mía y en las electricas tipo vitro o inducción. También en el horno.

Es curiosa la historia de cómo las cocottes se hicieron popular en Estados Unidos (y una vez allí en todo el mundo) ya que viajó de la mano de Julia Child, cocinera americana muy popular en la TV de los 70/80 allí que popularizo la cocina francesa y con ella las Cocottes…

La mia la compra en una de mis tiendas preferidas. Si os interesa regalar o regalarse la Cocotte Le Creuset tenéis en ese post un cupón con descuento.

Su legión de fans en todo el mundo, y el anniversario de estas hermosa olla de hierro, les ha llevado a crear esta web propia: http://lecreuset90.com/

Si te lo estas pensando no o hagas más, la vida es corta y vale la pena disfrutar de una Cocotte desde ahora 🙂


¿Cómo limpiar a fondo una sartén de hierro fundido?

Hola Lectoras de Elle!

Como tengo varios amigos que trabajan en la restauración, mi casa a veces se vuelve en un laboratorio de experimentación de nuevos materiales para cocinar. Sobretodo de sartenes. Las sartenes son mis aliadas indiscutibles en mi casa y las adoro. Mi amigo Matt, que tiene un restaurant en Madrid, me trajo de su viaje a EE.UU. una sartén Skillet de la marca Lodge. Aquí en España no son muy conocidas, pero a los americanos les encantan y son una de las marcas más vendidas. A diferencia de las que consigo aquí, que son de la marca francesa Le Creuset, estas Lodge no vienen con un esmaltado sobre el hierro fundido que facilita su uso y su limpieza. Estas sartenes skillets vienen tal y como dios la trajo al mundo: Puro hierro fundido.

Esto ya sabía que me iba a traer un añadido en el sentido que al no tener esta capa de esmaltado, la posibilidad de que en la sartén me salga una mancha de óxido era mucho mayor. De hecho, cada vez que las friego, sale de esta sartén un olor a hierro fuerte, que se va cuando le unto la respectiva capa de aceite antes de guardarla. Pero es un olor fuerte, mucho mayor de lo que le pasa a mi querida Le creuset.

Unos días fuera de casa y ¡Horror!

Cuestión que me fui unos diez días de vacaciones y cuando vuelvo a casa me quedo con la mejor cara de sorprendida. Sorprendida y porque no, un poco asqueada. Cuando veas esta foto vas a entender lo que quiero decir:

limpiar-sartenes-hierro

Un asco! así me he encontrado a mi sartén skillet Lodge cuando he llegado a casa.

Que ha pasado!?? Pues parece que antes de irme, con las prisas y la última cena con las maletas en la puerta, me he olvidado de pasarle la capa protectora de aceite y la sartén se quedó expuesta al aire. Y hierro + humedad + aire: Óxido!!!

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue lo que me dijo mi amigo ni bien me la regalo: Cuídala bien y la tendrás de por vida. Ja, ja, ja! No voy a negar que lo segundo que paso por mi es que tenía ganas de ir y tirarla directo a la basura.

Pero momento! si estamos ante una sartén construída enteramente en hierro fundido, como puede una fina capa de óxido arruinar todo el material. Quiero decir, en estas sartenes no hay tecnología multicapa ni nada de nada. Son sartenes rústicas, de las que se vienen usando hace décadas y debajo de la superficie no hay nada mas que hierro, hierro y más hierro.

Merece la pena por lo tanto, tratar de rescatarla

Lo primero, armarse de ganas y paciencia. Estamos ante una situación excepcional. Ya mi sartén Lodge estaba por cumplir su primer año y jamás había pasado esto. Informándome por internet en muchos sitios, he encontrado que un gran enemigo del óxido es el vinagre. Con el vinagre podemos quitar muy fácilmente las manchas de óxido, pero primero a rasquetear bien.

Con ayuda de un cepillo de cerdas duras, y una espátula bien ancha, puse la sartén bajo el grifo, detergente y a darle. Primero con la espátula he eliminado el óxido más visible, que ha salido bastante rápido y bien. Luego, con mi estropajo normal, le he tirado unos cuantos chorritos de vinagre, fregado y aclarado en el grifo.

Luego, ya con una buena espuma de detergente, le ha tocado el turno al cepillo. Repetí la acción unas tres veces y ya la cosa pintaba muy esperanzadora. La verdad que ya la volvía a ver negra, bien negra como corresponde. Con ayuda primero de un trapo y luego de papel cocina, la he secado bien, pero bien bien! Y luego le he untado el típico chorrito de aceite untando con ayuda también del papel cocina, por toda la base, bordes y superficie. Ya la sartén tiene un aspecto mucho mejor, de hecho puedo decir que ya lucía como para empezar a cocinar, sin ningún rastro de suciedad extraña.

Tocándola con la yema de los dedos no notaba nada raro y su aspecto realmente era el de un utensilio de concina. Pero entre otros trucos que he leído había uno que me gustó porque sería ya como el toque final o maestro para ya eliminar cualquier tipo de agente que se haya podido quedar: Ponerla en el horno. 

Primero, precalentar el horno casi al máximo, en mi caso a 350 grados. Una vez en temperatura, colocar la sartén boca abajo en la bandeja de la mitad y dejarla una hora aprox. Una vez pasado este tiempo, apagar el horno y dejarla enfriar hasta que esté a temperatura ambiente. Pasamos una última gota de aceite por base y superficie y ahora si puedo decirte que la sartén quedó perfecta, como nueva teniendo en cuenta que la he usado durante casi un año al menos 3/4 veces por semana!

limpiar-sartenes-hierro-horno

Así estaba cuando la he sacado del horno

Espero que te haya servido por si te sucede. Como te comentaba al principio, si tu sartén de hierro fundido viene con un esmaltado, no creo que nunca te suceda algo así. Pero si por el contrario, la sartén no presenta esmaltado, extremar el cuidado con los elementos para que la puedas disfrutar con comodidad y seguridad que está todo correcto para empezar a cocinar.

Un beso!

Enata


Movilidad ciudadana ecológica

Hola lectoras de Elle!

¿utilizáis la bicicleta?

Hace tiempo que vengo dándole vueltas al tema de la movilidad en la ciudad, de cómo podemos gestionar individualmente y como sociedad el desplazamiento diario de miles de personas y la contaminación que esto genera en nuestro entorno.

Veo con optimismo que día a día se van incorporando nuevas personas al movimiento y los ayuntamientos españoles van, poco a poco, promoviendo el uso de la bici, ofreciendo muchos de ellos parques de bicicletas de uso público a un coste muy razonable.

El uso de la bici tiene un doble beneficio: hacer ejercicio moderado mejorando nuestra salud y por supuesto reducir la contaminación que el uso de otros medios de transporte podrían producir para ese mismo trayecto.

Evidentemente para que este tipo de movilidad pueda ponerse en marcha las ciudades han de adecuar su espacio público: estación de bicicletas públicas, posibilidad de transportarlas en trenes o metros, parkings de bicis, etc.

El modelo escandinavo

Uso de la bici en ciudades nórdicas

Razonablemente podría decir que el uso masivo de la bicicleta a nivel ciudadano está directamente relacionado al grado de desarrollo humano y económico de esa sociedad. El modelo escandinavo es quizás el más evidente, a pesar de un clima hostil gran parte de la sociedad se desplaza a trabajar en bicicletas, por supuesto también en invierno.

Mira qué interesante resumen de los beneficios del uso de la bicleta comentan en esta web de Dinamarca.

La versión catalana

El Bicing de Barcelona ha sido un gran paso adelante en la ciudad. A principios de la década pasada se fue desarrollando una poderosa red de carriles bici y estaciones de bicicletas de uso público. La aceptación, su éxito, fue casi inmediato al punto de verse desbordados por la falta de oferta de bicicletas para la demanda existente.

Brompton

No solo el bicing, muchos amigos han ido incorporando la bici en sus vidas, el modelo Brompton ha triunfado por su facilidad de transporte (sobre todo para la gente que hace parte del viaje en metro o tren).

El ejemplo alemán

Alemania se mueve, literalmente, en bicicleta. El país cuya industria automotriz es sin dudas uno de los principales motores de su economía ha sabido difundir los beneficios de este tipo de desplazamientos “verdes”. Aquí los lobbys económicos no han podido vencer al sentido común.

La bicicleta eléctrica, el siguiente paso

Con la llegada de las bicicletas eléctricas el rango de desplazamiento se amplía y comienza a poder imaginarse como un transporte también para distancias medias.

Mi primer contacto con una bicicleta de estas características ha sido con el modelo diseñado por Smart: bellísimo, funcional, bien concebido. Recnozco que este puede ser un capricho caro pero ¡te invito a ver el vídeo!

Se ha llamado movilidad 2.0 a este tipo de bicicletas porque entra aquí todo el tema de las comunicaciones móviles y uso eficiente de estos recursos: geolocalización, datos de uso y distancia, etc.

¿vostr@s utilizás la bicicleta? ¿cuál es la experiencia en vuestra ciudad?