¿Cómo limpiar a fondo una sartén de hierro fundido?

Hola Lectoras de Elle!

Como tengo varios amigos que trabajan en la restauración, mi casa a veces se vuelve en un laboratorio de experimentación de nuevos materiales para cocinar. Sobretodo de sartenes. Las sartenes son mis aliadas indiscutibles en mi casa y las adoro. Mi amigo Matt, que tiene un restaurant en Madrid, me trajo de su viaje a EE.UU. una sartén Skillet de la marca Lodge. Aquí en España no son muy conocidas, pero a los americanos les encantan y son una de las marcas más vendidas. A diferencia de las que consigo aquí, que son de la marca francesa Le Creuset, estas Lodge no vienen con un esmaltado sobre el hierro fundido que facilita su uso y su limpieza. Estas sartenes skillets vienen tal y como dios la trajo al mundo: Puro hierro fundido.

Esto ya sabía que me iba a traer un añadido en el sentido que al no tener esta capa de esmaltado, la posibilidad de que en la sartén me salga una mancha de óxido era mucho mayor. De hecho, cada vez que las friego, sale de esta sartén un olor a hierro fuerte, que se va cuando le unto la respectiva capa de aceite antes de guardarla. Pero es un olor fuerte, mucho mayor de lo que le pasa a mi querida Le creuset.

Unos días fuera de casa y ¡Horror!

Cuestión que me fui unos diez días de vacaciones y cuando vuelvo a casa me quedo con la mejor cara de sorprendida. Sorprendida y porque no, un poco asqueada. Cuando veas esta foto vas a entender lo que quiero decir:

limpiar-sartenes-hierro

Un asco! así me he encontrado a mi sartén skillet Lodge cuando he llegado a casa.

Que ha pasado!?? Pues parece que antes de irme, con las prisas y la última cena con las maletas en la puerta, me he olvidado de pasarle la capa protectora de aceite y la sartén se quedó expuesta al aire. Y hierro + humedad + aire: Óxido!!!

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue lo que me dijo mi amigo ni bien me la regalo: Cuídala bien y la tendrás de por vida. Ja, ja, ja! No voy a negar que lo segundo que paso por mi es que tenía ganas de ir y tirarla directo a la basura.

Pero momento! si estamos ante una sartén construída enteramente en hierro fundido, como puede una fina capa de óxido arruinar todo el material. Quiero decir, en estas sartenes no hay tecnología multicapa ni nada de nada. Son sartenes rústicas, de las que se vienen usando hace décadas y debajo de la superficie no hay nada mas que hierro, hierro y más hierro.

Merece la pena por lo tanto, tratar de rescatarla

Lo primero, armarse de ganas y paciencia. Estamos ante una situación excepcional. Ya mi sartén Lodge estaba por cumplir su primer año y jamás había pasado esto. Informándome por internet en muchos sitios, he encontrado que un gran enemigo del óxido es el vinagre. Con el vinagre podemos quitar muy fácilmente las manchas de óxido, pero primero a rasquetear bien.

Con ayuda de un cepillo de cerdas duras, y una espátula bien ancha, puse la sartén bajo el grifo, detergente y a darle. Primero con la espátula he eliminado el óxido más visible, que ha salido bastante rápido y bien. Luego, con mi estropajo normal, le he tirado unos cuantos chorritos de vinagre, fregado y aclarado en el grifo.

Luego, ya con una buena espuma de detergente, le ha tocado el turno al cepillo. Repetí la acción unas tres veces y ya la cosa pintaba muy esperanzadora. La verdad que ya la volvía a ver negra, bien negra como corresponde. Con ayuda primero de un trapo y luego de papel cocina, la he secado bien, pero bien bien! Y luego le he untado el típico chorrito de aceite untando con ayuda también del papel cocina, por toda la base, bordes y superficie. Ya la sartén tiene un aspecto mucho mejor, de hecho puedo decir que ya lucía como para empezar a cocinar, sin ningún rastro de suciedad extraña.

Tocándola con la yema de los dedos no notaba nada raro y su aspecto realmente era el de un utensilio de concina. Pero entre otros trucos que he leído había uno que me gustó porque sería ya como el toque final o maestro para ya eliminar cualquier tipo de agente que se haya podido quedar: Ponerla en el horno. 

Primero, precalentar el horno casi al máximo, en mi caso a 350 grados. Una vez en temperatura, colocar la sartén boca abajo en la bandeja de la mitad y dejarla una hora aprox. Una vez pasado este tiempo, apagar el horno y dejarla enfriar hasta que esté a temperatura ambiente. Pasamos una última gota de aceite por base y superficie y ahora si puedo decirte que la sartén quedó perfecta, como nueva teniendo en cuenta que la he usado durante casi un año al menos 3/4 veces por semana!

limpiar-sartenes-hierro-horno

Así estaba cuando la he sacado del horno

Espero que te haya servido por si te sucede. Como te comentaba al principio, si tu sartén de hierro fundido viene con un esmaltado, no creo que nunca te suceda algo así. Pero si por el contrario, la sartén no presenta esmaltado, extremar el cuidado con los elementos para que la puedas disfrutar con comodidad y seguridad que está todo correcto para empezar a cocinar.

Un beso!

Enata


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ 6 = catorce