El marketing detrás de lo saludable

Hola Lectoras de Elle!

Hoy tengo ganas de volver a tocar el tema de la alimentación en este blog. Ya me imagino que alguna de vosotras estará un poco cansada de tocar este tipo de temas, pero en mi caso no soy prejuiciosa con nadie. No juzgo a nadie por lo que come o deja de comer como espero que lo mismo piensen de mi! 🙂

La burbuja del marketing saludable

En fin, el tema es que me he vuelto a informar por internet y no paro de ver como la burbuja de la alimentación saludable sigue creciendo y creciendo. A estas alturas de año y con la bendita operación bikini a mitad de recorrido ya me animo a decir que es un moda concreta y en toda regla.

Entonces, como toda moda, siempre están los listos de Marketing detrás, sacando el mejor provecho a los resultados y asegurándose jugosas tajadas de dinero por la cantidad de productos que se venden con el sello (ficticio) de Saludable.

Insisto con este tema porque me apasiona y me siento privilegiada por poder sentirme observadora en primera persona de todo esta tendencia que ya se empieza a ramificar en un montón de corrientes diferentes. Hablo de tanto las semillas, los preparados, los batidos, los polvos para la dieta, los utensilios de cocina… Electrodomésticos capaces de sacarle el zumo a un brócoli… Zumos imposibles.. dietas detox… la lista es francamente interminable!

Y todo esto, que si bien me hace gracia ver como el mundo del comercio y el marketing se adaptan con tanta rapidez para poder cumplir con esta demanda de productos tan específico.. Y lo están cumpliendo con creces…

El otro día, filosofando con un amigo al que también le atrae todo este nuevo mundo foodie, me contaba una reflexión que me ha parecido interesante.. En toda la historia de la humanidad, no hay ninguna cultura en el mundo que se haya manifestado como vegana por ejemplo. Ninguna de las civilizaciones de la antigüedad ha llegado a este tipo de radicalización extrema con los alimentos. Pero ojo! que eso no significa que no sabían comer.. Lo sabían perfectamente y sabían también las propiedades de todos los alimentos que consumían, pero siempre fueron sociedades Omnívoros.

El debate filosofal

El debate no hace más que empezar. Un argumento que tenemos a nuestro favor a día de hoy es que la calidad de los alimentos que consumimos en general son bastante pobres.

Debatiendo

El debate, presente desde siempre!

La comida de super y los cultivos intensivos para abastecer la demanda de las sociedades avanzadas ha hecho que lo que comemos ahora, seguro que no tiene nada que ver con lo que se comía en cuanto a calidades de producto hace por lo menos siglos atrás, no hace falta irse tan lejos. Este argumento si me cierra para entender la veganización de las personas. Convencidas de que todo lo que rodea a la industria alimenticia es una verdadera porquería, ellos deciden cortar, y basar su dieta en semillas, seitan y diversas preparaciones sin ningún alimento de origen animal.

Como forma de protesta, es absolutamente válida. Si vemos como es el “cultivo”/ cría de las chuletas que compramos en el supermercado por 3,60€ la bandeja, te das perfectamente cuenta que el precio tiene gato encerrado. Si nosotros como consumidores finales abonamos esta cantidad.. Te imaginas lo que le pagan al productor de este ganado intensivo por esa bandeja de chuletas de cerdo? Una miseria, seguro… Por ello, él se debe adaptar y producir más y más, para que la venta por volumen le compense el negocio. Cuando vemos una hamburguesa a 1€.. que nos estamos comiendo?

Cada vez me frustra más esto del dinero. Tampoco veo claro que en las tiendas ecológicas cobren lo que cobran por un paquete de semillas o unos batidos. Me parece todo bastante mercantilista y con un claro sobreprecio porque está de moda..

¿Entonces que hacemos?

Yo soy una ferviente creyente que debemos ser siempre lo más críticos posible con todo lo que nos rodea. Y en el tema de la alimentación aún más.. Se sabe a ciencia cierta que una dieta estrictamente vegana no es muy buena que digamos puesto que carece del aporte vitamínico que nuestro cuerpo necesita. Eso no significa para nada que la buena cocina vegana esté buenísima y sabrosa. Cada tanto porque no? si es un placer! Pero siempre cuanto más equilibrado comamos, mejor. Si estamos cortas de dinero.. porque en vez de comprar esa bandejita de chuletas en el supermercado de turno, no hacemos un pequeño ahorro, reducimos la carne que comemos semanalmente y juntamos para comprarnos un buen chuletón como dios manda, de alta calidad, estamos comiendo carne de primera, pocas veces por semana (lo que es muy bueno para nosotros) y comemos mejor! ¿Queda claro el concepto que quiero transmitir? Espero tus comentarios, me encantaría poder armar un debate sobre esto!

Un beso,

Enata

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


dos − 1 =