7 reglas de oro para una alimentación sana

Hola Lectoras de Elle!

Hoy he encontrado una lista, de las tantas, ¡miles! que hay sobre el tema de la alimentación que no pueden faltar en toda nevera que se precie. Se trata de una lista que me gusta porque reafirma un poco lo que todas sabemos pero va sin talibanismos. Aquí va!

1 – Cereales integrales, legumbres, frutas, verduras y hortalizas

A esta altura lo deberíamos saber todas. Los cereales integrales, las verduras y hortalizas nos deben acompañar siempre. Hay montón de formas de prepararlas y camuflarlas en los platos si tienes niños y no les gustan. La gran ventaja de las verduras y legumbres en general es que, si queremos, las podemos licuar y venga! ahí en un vaso te puedes hacer un super batido con todo lo que necesitas para la jornada.

Por supuesto en invierno, nos acompañan con todos los platos de cuchara. Que los platos de cuchara no hace falta que sean pesados o tenga carnes y tocino para que sean sabrosos. Puedes encontrar muchas formas de hacerlos sin que tengan carne y desde luego te va a quedar un plato que además es nutiritivo, te va a sobrar para algunos días y están espectacularmente buenos!

7 claves para comer sano

2 – Proteínas, pero no en exceso

Un filete, una vez por semana con una buena copa de vino, a que si? Quién te puede privar de semejante festival? Mejor que sea de mediodía que de noche, claro, pero como siempre no abusemos de la carne. Que no encuentras sustituto? que te das cuenta que la gran mayoría de tus platos llevan carne de algún tipo? Pues muy mal! Hay que limitar la ingesta de carne animal por el bien de nuestro intestino y de nuestro colesterol. Una o dos veces por semana como máximo!

3 – En la variedad está el gusto

Comer siempre lo mismo es un aburrimiento. Siempre hacer el arroz, siempre las sopas, los licuados.. Hay que tratar de variar, encontrar comidas que tengan pocos ingredientes para el día a día en la semana y dejar si queremos las elaboraciones para el fin de semana. Yo procuro que siempre me sobre la comida que estoy haciendo. De esa forma siempre tengo algo listo en la nevera para servir sin ningún esfuerzo. Cocinar todos los días lo encuentro demasiado la verdad, mejor día por medio.

4 – Tratar de comer con frecuencia sin saltarse comidas. Dedicarle tiempo y atención.

Si, dedicarle tiempo y atención. Te puede parecer un detalle sin importancia pero tenemos que prestar atención al acto de comer. Tenemos que tener a nuestro cuerpo en mente y alma dedicado al acto de ingerir alimentos. Nada de tele en la mesa, como mucho música o la radio pero que la vista se centre en nuestra mesa, nuestro entorno y por supuesto en nuestro plato.

Dedicarle tiempo no es hacer todo un teatro cada vez que vamos a comer, con 40 min que nos sentemos en la mesa es suficiente y por supuesto si tenemos compañía mucho mejor. Pero no comer en el sofá, picando cualquier cosa y con la tele a toda pastilla. Esta pequeña predisposición en la comida hará que te caiga mucho mejor, que puedas masticar mejor y que disfrute de todos los sabores, aromas y texturas que tiene tu plato por más sencillo que sea.

5 – Una buena hidratación!

La clave para que nuestro cuerpo esté perfectamente es ingerir una buena cantidad de agua durante el día. Lo puedes hacer cómodamente durante la jornada laborar, bebiendo agua. Tenemos siempre la base común de los 3 litros diarios en total, ten en cuenta que los alimentos también llevan líquidos.. Con una botella a pelo de agua de un litro y medio estamos bien, tampoco merece abusar, puesto que la sobre-hidratación es perjudicial para nuestro cuerpo.

6 – Evitar el azúcar blanco

El azúcar blanco es el azúcar refinado. Es verdaderamente muy malo para nuestra digestión además de que no es para nada necesario. Ojo también con el azúcar moreno que conseguimos en los supermercados. El problema es que también está refinado y es lo mismo que el blanco pero “maquillado”. Usemos Estevia, o azúcar moreno comprado en tiendas eco, la verdad que por la diferencia de precio nos merece la pena.

7 – Llevar un estilo de vida positivo

Una amiga, con sabia razón me comentaba lo siguiente. Si antes de salir de casa, nos dedicamos a cerrar los ojos y escucharnos a nosotros mismos por sólo 10 min, la actitud que vamos a tener en ese momento del día cambia. Y tanto que tiene razón! 10 min de nuestro tiempo da para mucho cuando estamos dispuestas a comenzar una larga jornada. El cambio se nota, positivismo, concentración, basta de caras de perro y malhumores! vamos a vivir este día que, aunque como lo veamos como uno del montón es un día único. Irrepetible. Solo una vez en la vida vamos a estar en este día, por eso, cuanto mejor humor, mejor!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


2 + = ocho