Hacer pasta fresca en casa

Hola!!  Aquí Enata de nuevo por aquí!

Ya ha pasado tiempo desde la última vez que nos vimos y tengo entre manos un tema que me interesa compartir con vostr@s. Como sabéis soy lectora del blog de cocina Webos fritos y siempre aprendo cosas nuevas para aplicar en mi cocina.

De todas las entradas hubo una que últimamente me llamo la atención. Sobre hacer pasta casera. Es este post y como podrás ver por las fotos y el vídeo es una pasada la idea de porder hacer un plato tan sano y nutritivo en mi casa y con mis propias manos.

Dejemos de lado el mito de que hacer pasta cacera es un engorro y una pérdida de tiempo! Nada de eso, es súper fácil y entretenido todo el proceso.

Más allá que ahora por suerte se puso de moda esto de comer sano y es un tema que está en boca de todo el mundo, me hizo especial ilusión el hecho de poder hacer pasta casera con los ingredientes que yo selecciono. Nada de procesos industriales ni conservantes: Huevos, harina y un chorro de agua. 

También a raíz de esta historia, he empezado a profundizar en el tema y como todo el mundo recomendaba el libro de las hermanas Simili. Esas dos ancianitas simpáticas que salieron en varios medios con su fórmula tradicional de hacer pasta casera. Tengo que reconocer que aunque ellas hagan el acto purista de hacer la masa para pasta sin agua, pues a mi no me ha funcionado. Yo si no le pongo agua, la cosa se empasta toda, me queda todo pegote y para serte franca, los primeros intentos fueron directos al tacho de la basura.

Pero con el agua todo es más fácil y el resultado realmente es espectacular. Te cuento

Para empezar, la harina y el huevo

Se trata de hacer un montículo de harina y con la mano hacer un agujero en el medio hasta que nos quede como un volcán. Dentro de ese hueco, vamos a tirar un huevo por comensal como te muestro en la foto:

Volcán de harina y huevos

Hacemos un volcan de harina y dentro depositamos los huevos, uno por cada comensal

Ojo, una de las cosas que estuve leyendo y que tienen razón es el tema de la superficie de trabajo. Hay que tratar de que sea una superficie que no esté fría puesto que eso influye luego en el resultado de la masa. Yo en mi caso lo hago arriba de una tabla de corte que tengo en casa, pero se puede hacer en cualquier mesa perfectamente. Si es de madera, mejor!

Ahora si, a amasar!!

Lo primero es no perder la calma, jaja! Tenemos la situación controlada y vamos a empezar a trabajar con la harina. Para empezar la mezcla, con ayuda de un tenedor vamos air de a poco removiendo la harina y cubriendo los huevos. Poco a poco vamos mezclando todo. Sin prisa, es mucho más fácil de lo que parece. Si vamos con prisas lo más probable es que toda la cocina quede llena de harina.

Así que con calma, vamos trabajando con el tenedor hasta que ya notemos que los huevos se han integrado parcialmente con la harina. Nos remangamos y venga! ahora si, con las manos empezamos con movimientos suaves y circulares a integrarlo bien. Vas a ver que empieza al principio a notarse que la masa está pegote, pero es normal, no te preocupes, tu sigue.

Ya tenemos el primer paso hecho, lo más complicado ha pasado, a que no era para tanto! ehh?

Seguimos amasando y si vemos que la cosa sigue pegote, tiramos un poquito de agua y eso nos va a dar mas elasticidad. Terminarás con un chorizo más o menos parecido a esto:

Haciendo la masa de pasta fresca

Este es el resultado del amasado. Harina, huevos y un chorro de agua. Eso es todo. A que mola!

Como verás, la masa no es blanca blanca. Es porque estoy utilizando harina integral, la conseguí aquí.

Conseguir este hermoso trozo de masa amasada con cariño desde mis manos, me costó menos de diez minutos, no me digas que es mucho!

La máquina para pasta, Marcato!

Como te comentaba al principio, todo salió desde que vi la entrada del blog de Webos fritos. Así llegue a la que posiblemente sea la mejor máquina de pasta que podemos encontrar en el mercado, la de la empresa italiana Marcato. Aquí tienes un estupendo detalle de la misma.

Lo que más me sorprendió cuando la tuve en mis manos es su tamaño, es super pequeña, ideal para que no ocupe mucho espacio y que nunca se vuelva un trasto de esos de usar una sola vez. Me encanta lo bien que se trabaja con ella, puesto que es extremadamente fácil de utilzar!

Cuestión, que cortamos ahora el trozo grande de pasta en varios más pequeños con ayuda de un cuchillo. Para la masa de la foto, la he cortado en cuatro partes iguales, así a ojo.

Cada una de estas partes más pequeñas y por lo tanto, más manejables. La estiramos un poco y empezamos a trabajar con la máquina. La idea es hacer estirarla de a poco hasta lograr el grosor que queramos, en mi caso, para los tallarines. Como la máquina tiene varios niveles de grosor, pues empezamos desde el mas grueso hasta el que nos agrade. Bien fácil.

Una vez la tengamos estirada, vamos al rodillo de corte y listo, a secarla!

Te presento la máquina y el tendedero para colgar la pasta recién cortada

Aquí te presento la Marcato y el tendedero de pasta fresca

La foto me ha quedado un poco mal de encuadre, pero creo que se entiende bien, no? En realidad ya la pasta está lista para cocinar. Ahora bien, también puedes dejarla colgada por un buen rato. Por ejemplo, yo lo que hago es hacerla por la mañana y recién la cocino al mediodía. Esas horas de entre medio sirven para que el secado sea mayor y la verdad que el sabor es diferente. Más rico todavía si cabe!

Así que ya ves: La duración del proceso no llegó a los 20 minutos en total, una pasada

Todo eso de manchar y que es un palo por lo laborioso etc etc.. son fantasmadas. Sabes lo bueno que es comer tu propia pasta casera? No sé, estoy realmente como si hubiera descubierto la pólvora y espero poder transmitirte esta emoción que tengo.

Gracias Italia por este hermoso platooo!!

Anímate y déjame un comentario a ver que te ha parecido.

Un beso!

Enata