Vinçon

Hemos perdido, temporalmente, un amigo

Una palabra como Vinçon puede resumir sensaciones, vivencias y añoranzas de niñez y adolescencia.

Vinçon Barcelonalogo

En mi caso puedo decir que esta tienda ha traído a la Barcelona de la generación de mis padres los aires frescos de la modernidad, de lo diferente, del buen gusto. Era un oasis donde encontrar objetos para vivir mejor, lejos del afán consumista actual.

A mi me influyó, formo mi gusto y afecto por el diseño industrial del que ya nunca me separaría. Ir a pasear por sus pasillos y observar novedades llegadas de todos los rincones del mundo.

Una tienda que, que dudas cabe, tenía fines comerciales pero siempre te sentías bien allí, sin prisas, con la posibilidad de tocar y preguntar a los dependientes que muy bien formados sabían de lo que hablaban.

Pasear por sus pasillos, sus diferentes niveles para descubrir objetos de regalo, juguetes, ropa, decoración y utensilios de cocina… ¿a dónde iré ahora?

Vale, me imagino que si la tienda no era viable económicamente hablando todo lo dicho queda muy bien escrito pero a Fernando Amat (su fundador) no lo ayudaré de ninguna manera. Seguramente muchos mirábamos allí y luego comprábamos al “chino” de la esquina… que pena.

En mi casa hay productos Vinçon que me han hecho crecer. Los he disfrutado como usuaria y también como profesional, por ejemplo la silla de Charles & Ray Eames.

Lámpara de Vinçon

Mi curiosidad por la cocina empieza aquí

Me abrió también la ventana de la cocina ¿es raro no? Lo parece pero la cocina tiene muchos productos bien diseñados donde la estética es tan importante como los materiales y la facilidad de uso.

Utensilios de cocina Joseph Joseph

He conocido allí marcas como Santa & ColeMicroplane o Joseph Joseph que son productos bellos, funcionales, bien hechos y durables.

Mi cocina ha ido creciendo en calidad y variedad (ya os he contado con quienes me formo en este post) y a partir de la curiosidad que me han generado objetos he aprendido su utilidad y muchos los he adoptado en mi cocina.

Vinçon, Barcelona, el diseño

Vinçon había convertido sus bolsas en un objeto con valor artísitico, en un objeto de colección, diseñadas por los mejores diseñadores de Barcelona y España. Un objeto reconocible, identitario ¡lo había hecho muy bien!. Aquí podéis ver el diseño de Patti Nuñez para su modelo de bolsa Vinçon. Patti lo explica:

decidimos que la bolsa partiera de una idea o concepto que fuera extrapolable a los escaparates…

Todo allí estaba diseñado, pensado, meditado. Las bolsas Vinçon, sus escaparates, su diseño interior, su web, su experiencia. El buen gusto era evidente.

Tienda de Vinçon Barcelona

Con el cierre de su tienda de Passeig de Gràcia siento que se ha ido un amigo, realemente lo siento. Ahora esperaré, paciente, su vuelta porque ¿Barcelona puede permitirse vivir sin Vinçon? Quizás ahora comience la tienda una nueva vida digital, con post como este, o como los de su blog

Hasta siempre Vinçon. Vuelve cuando quieras.