Para cuerpo, mente y alma

Hace poco estuve cocinando una receta que encontré en una revista que tenía olividada hace tiempo. La encuentro sensacional y la quiero compartir en este blog porque realmente merece la pena.

Se trata también de tomarla sintiendo cada uno de los ingredientes y concentrada en percibir todas las texturas de los sabores.

Sopa de coliflor con aceite de perejil

El coliflor es rico en sulfuros, trabaja bien como anti-inflamatorio, apoya el proceso digestivo y activa tu sistema inmunitario. Vale, cocinarlo siempre va asociado a su olor característico que nos inunda toda la casa. ok! pero merece la pena!

coliflor

Al igual que el puerro, éste pertencela a la misma familia que el ajo y las cebollas. Esta familia de productos son conocidas por sus propiedades antioxidantes, purificadoras y debido al alto nivel de clorofila, el puerro también ayuda a oxigenar la sangre.

Pensando en estos terminos, toda esta receta está realizada con “materiales nobles” de esos que vale la pena comer porque caen super bien y nos hace sentirnos mejor.

Ingredientes

  • 1 coliflor grande, lavado
  • 1 puerro, lavado y cortado en tiras
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 puñado de sal ( a gusto, yo soy de comer sin)
  • 1 poquito de pimiento verde si tienes o algún picante suave.

Para el aceite de perejil

  • Un buen atado de perejil, lavadado y seco
  • Media cucharada de aceite de oliva

Preparando la sopa

Corta el coliflor con un cuchillo largo en pequeños troxos. Saltea el puerro en dos cucharadas pequeñas de aceite de oliva a fuego medio durante 3 minutos.

Ahora agrega el colifrol y dos cucharadas de agua con un pelin de sal y pimienta. Cocina todo por unos 5-10min hasta que el coliflor esté blandito y sácalo del fuego.

Pon todo el contenido en una licuadora, agregando dos buenas cantidades de agua. Aquí hay que buscar la consistencia que quieras, si lo quieres tipo pure o con los trozos mas grandes.

Para el aceite de perejil

Super fácil: Pon el perejil y el aceite en la licuadora y dejala hasta que la pasata se vuelva consistente. Te sorprenderás cuando lo veas, que color hermoso!

Para servir:

Calienta la sopa y rocíala con un generoso chorro del aceite de perejil. Sírvela caliente. Yo la he tomado fría y también me ha parecido fantástica.

Una sopa muy sana, que nos va a sentar de maravilla y con optimos resultados para nuestro cuerpo y mente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


− 6 = cero